Redes Sociales

Hace 73 años se inauguró en histórico y solemne acto la nueva Parroquia denominada Campozano, antes Recinto Las Palmas nombre que adoptó en homenaje a la memoria de Don Leoncio Campozano, distinguido y respetable hombre público de Jipijapa, defensor irreductible de sus intereses, liberal integérrimo que no conoció de claudicaciones, miembro del círculo de periodista de Guayaquil, corresponsal y agente del diario “El Universo”, en la época de Don Ismael Pérez Pazmiño las actividades en la que desenvolvió lo hizo con responsabilidad cívica, con honestidad y con espíritu desinteresado; de allí que su existencia fue austera y aureolada de un prestigio digno de reconocimiento público y del recuerdo de quienes muchachos en la época tuvieron la satisfacción de conocerlo y tratarlo.

El 27 de julio de 1938, el Consejo Cantonal de Jipijapa presidido por Don Segundo Pacífico Acebo dictó la ordenanza que le confirió el caserío “Las Palmas” la categoría de Parroquia, la que fue aprobada mediante acuerdo de Jefe Supremo de la Nacional, General Alberto Enríquez Gallo, el 3 de agosto del mismo año; todo esto como feliz epílogo de la patriótica campaña, el empeño y la fortaleza cívica de ciudadanos como Don Felipe Chunga Gutiérrez Meritísimo y Apreciado Patricio del lugar, secundado por valiosos caballero de la talla de Luis Vera Morán y Calixto Vera, sin desestimar a mucho con sobrado merecimiento.

Lo más destacado del mundo social y político de Jipijapa, se dio cita en trascendental evento al que concurrieron en representación del Ilustre Patrono fallecido, sus hijos Cristina y Marco Tulio Campozano; como primer teniente político fue designado Don Calixto Gustavo Vera Merchán, y desde este inolvidable instante con su partida de nacimiento como nueva entidad política- administrativa del Cantón y la Provincia. Comenzó su largo y duro batallar para abrirse camino en procura de las metas propuesta, lo que no obstante, el trecho recorrido, el espíritu emprendedor, la mística de trabajo el tesón de sus habitantes digno herederos de las virtudes y las rebeldías de los fundadores de la parroquia no ha sido satisfecho y los beneficios anhelado vegetan entre la porfía y la esperanza.

 
El General Eloy Alfaro, en más de una ocasión pernoctó en sus predios atendido por sus bravos y fieles seguidores, el coronel Alejandro Vera Santisteban y el Capitán Félix Méndez. Por su lares pasó el año 1930 el primer vehículo que cubría el raid Portoviejo- Guayaquil , hazaña cumplida por ese haz del volante manabita llamado Arturo Villafuerte, esta citas triviales en la apariencia, configuran la identidad histórica de este magnífico pueblo cuna de esforzados varones y de lindas y virtuosas mujeres .

Que los señores Leoncio Campozano, Segundo Pacífico Acebo, Arturo Zavala Cedeño, Felipe Chunga, Luis Vera Morán, Calixto Vera, Alejandro Vera Santisteban, Feliz Méndez entre otros que dieron vida y apadrinaron a la nueva parroquia y cuya grandiosa obra pocos o nadie recuerdan, por aquello de que ahora la juventud no se educa en el amor y el culto hacías las tradiciones y los valores que le antecedieron, la inspiren y la conduzcan hacia la anhelada consecución de su desarrollo y la prosperidad permanente, y sea esta la ocasión propicia para demandar de los poderes seccionales y nacionales, la concepción de un espacio entres las comunidades progresista del país con todos los privilegio de la civilización. A lo que Campozano tiene derecho fundado y legítimo por razones históricas, por la calidad humana de sus habitantes y por ser parte irreversible e inevitable la geografía de la gran familia manabita.